El músico norteamericano presentará en la sala BARTS su nuevo disco, Dream River, que se publica este mes

web-pic

Anunciar un concierto de Bill Callahan es siempre motivo de orgullo y satisfacción, porque la suya es una de las voces más trascendentales del folk norteamericano de los últimos años. El de Maryland llegará a la sala BARTS de Barcelona el 26 de febrero de 2014 de la mano de Cloudy Dog, dentro de la gira española de presentación de su nuevo disco, Dream River, que se publica el próximo 17 de septiembre.

Dream River es el quinto disco que firma con su nombre y el decimoctavo de su trayectoria si contamos también los que ha ido sacando con el seudónimo de Smog. Ha sido grabado en los estudios Cacophony de Austin (Texas) con la intención de convertirlo en su trabajo más sensual. Estamos ante el último eslabón de una cadena que empezó a coger forma a finales de los 80, cuando Callahan sacaba maquetas registradas en un cuatro pistas. Entonces lo del lo-fi lo hacía por pura necesidad. Pero después, cuando fueron llegando los medios, fichó por Drag City y la fama con sus materiales consecuencias llamó a su puerta, el de Maryland no cambió y mantuvo en sus composiciones el mismo hálito que cuando era uno de los pioneros de la revolución lo-fi. El hálito que ha hecho de él uno de los capitanes del barco del rock indie.

Poco importa que en los 90 fuera incorporando instrumentación y brillo a sus grabaciones, porque ni el admirador del atonal Jandek que lleva dentro ni esa voz suya de barítono que clava en las canciones como una estaca de hierro, nada de eso se ha movido del centro de su paisaje musical. Ajeno a las convenciones de la estrofa-estribillo-estrofa y manejando con talento el espacio que separa al humor negro del retrato depresivo, su folk con soul o con krautrock o con cuerdas melancólicas, recitado como si lo cantase y cantado como si lo recitase, ha llevado a Callahan a ser considerado el, tal vez, más firme candidato a Leonard Cohen de la era del indie. Para argumentarlo basta con repasar su producción reciente, no hay que ir más lejos: ni Sometimes I Wish We Were An Eagle (2009) ni Apocalypse (2011) pierden comba respecto a las mejores obras de “los años Smog”. Las ocho canciones de Dream River apuntan también en esa línea.

Texto: Houston Party

BILL CALLAHAN + Artista Invitado
26 de febrero de 2014
BARTS (Barcelona)
Apertura de puertas: 20:00h
Entradas de 25€ a 32€ (+ gastos de distribución), ya a la venta en Ticketmaster.

facebooktwitter